Las opciones en arte valenciana


El turismo religioso se vuelve un obligado en ciudades de tanta antigüedad como Valencia. Uno de los sitios a visitar sin duda alguna es la Iglesia de Valencia y su aire gótico. La portada que da al mercado, diseñada como un retablo de canto. Esta iglesia es tutelada por la figura de la Virgen del Rosario. Otro sitio es el Museo Fallero que está a poca distancia de la Ciudad de las Artes y las Ciencias. Dedicado a la principal fiesta de la ciudad, hablamos de las famosas Fallas. En él se guardan, desde 1934, fotografías de las fallas más destacadas, también los “ninots indultats”, o sea las figuras de las Fallas que fueron salvadas de las quemas, y otros elementos de la fiesta.

Después está el Miguelete o Micalet, en valenciano, donde las hermosas vistas de la Plaza de la Virgen y la Catedral de fondo nos acompañan. La Plaza de la Virgen situada en el núcleo de Valencia, es un atractivo turístico muy importante. La Catedral en sí misma es de una belleza admirable. Una serie de iglesias, conventos y monasterios pueden ser visitados para regocijo del visitante. La historia de la que han sido testigos se manifiesta en todo su esplendor.

Vía: Portal de Museo Fallero – Ayuntamiento de Valencia

Moncada, pequeño municipio en Valencia


Moncada es otro de los municipios de Valencia que hay que visitar. Este municipio ubicado en la Comarca de La Huerta Norte, es un lugar realmente significativo en cuestiones patrimoniales de la región. Podemos encontrar lugares increíbles como el Mercat Vell, que está en la Plaza del Maestro Palau, construido en 1908, era un sitio de gran importancia, en donde se podía hacer todo tipo de vendimia tanto ganadera como de agrícola, no sólo para Moncada sino con todos los pueblos de alrededor. La Ermita de Santa Bárbara construida en el s. XVIII está asentada en la antigua Ermita de San Ponce. La Iglesia de San Jaime, un recinto que data de 1696, este edificio ha sufrido varias reformas que han recorrido las corrientes de cada época.

El Museo de Moncada es muy reciente. Se estableció en 1999, y está situado sobre la biblioteca municipal, en el edificio que perteneció al ayuntamiento, su dirección es en la calle Mayor en el número 35. Este sitio es de gran importancia para Moncada, ya que tiene una exposición permanente que da cuenta de la historia, y se ocupa de la protección y conservación del patrimonio histórico del municipio. Un sitio que nos permite escuchar las resonancias de la tradición.

Vía: Ayuntamiento de Moncada

La Lonja de Seda, arte en Valencia


Frente a la Iglesia de los Santos Juanes y del Mercado Central de Valencia en plena Plaza del Mercado podemos encontrar la majestuosa obra arquitectónica muestra del más puro estilo gótico civil valenciano. La Lonja de la Seda. Este monumento declarado por la UNESCO como patrimonio de la humanidad. Fue construida a finales del s. XV y durante la primera mitad del s. XVI. Una clara muestra de la riqueza de la edad de oro de Valencia de ese siglo. Y del éxito y aceptación de la burguesía valenciana.

Es un edificio increíble, que recuerda los palacios nobles, pero que en realidad es un emblema del poderío que adquirió la burguesía al atraer a grandes mercaderes hacia Valencia. Sus enormes y majestuosas salas, la apariencia impactante de los muros fortificados. La edificación de esta joya corrió a cargo de Pere Compte que al morir en 1492, siguió con la obra su alumno hasta que se concluyó. Recorrer el Consulado del Mar, La Torre, el espectacular Patio de los Naranjos y por último el Salón de las Columnas, esas son las áreas más importantes del edificio. Cerca de la Lonja de la Seda hay una gran variedad de hoteles para hospedarse ya que está en el centro histórico.

Vía: Ayuntamiento de Valencia

Arte para disfrutar en Valencia


La entrada a la antigua ciudad está enmarcada por las Torres de Serranos, que desde el s. XIV resguardan la ciudad amurallada. Y es que originalmente cuando fueron construidas por el maestro Pere Balaguer, inspirado por otros marcos de entrada como los góticos de Cataluña. Estás Torres monumentales que nacieron para defender a la ciudad de cualquier invasor, se fueron transformando con el paso del tiempo y sirvieron para distintos usos. Gracias a la imponente escalinata, ahí mismo se podías celebrar fiestas de bienvenida a personajes ilustres que visitaban a Valencia. Después en el s. XVI se convirtió en una prisión para los nobles, hasta que en 1887 se trasladó esta prisión al Convento de San Agustín.

Un dato de mayor importancia es como se convirtió en depósito de gran parte de la obra del Museo del Prado, durante la guerra Civil Española, siendo toda esta obra artística protegida en el subsuelo de las torres para asegurarse la supervivencia de la misma en caso de bombardeo. Estás torres sobrevivieron a muchos cambios y deterioros y han sido restauradas en distintas ocasiones, actualmente son utilizadas como museo y como sede de distintos eventos que se dan en Valencia. Una entrada se podría decir triunfal.

Vía: Ayuntamiento de Valencia

Valencia, la Ciudad de las Artes


No sólo es que Valencia en sí misma es una ciudad que alberga a las Artes y a la Ciencia. También es que inauguró un complejo dedicado en su totalidad a ellas. El nombre es La Ciudad de las Artes. Uno de estos espacios es la sala de proyecciones más grande de España y responde al nombre de Hemisfèric, este fue inaugurado en 1998 y posee una pantalla IMAX Dome, y otras pantallas rectangulares de gran formato, para proyecciones astronómicas y 3-D, y espectáculos de entretenimiento multimedia.

Después encontramos al Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Es un espacio que acerca a la ciencia con exposiciones interactivas y muy interesantes para todo público. Por ejemplo está la exposición dedicada a la física que hay en el futbol con el Valencia CF como protagonista. Después está la exposición del Teatro de la electricidad, una estructura muy espectacular, entre muchas otras muestras divertidas e interesantes. Luego podemos visitar el Oceanogràfic un acuario verdaderamente impresionante. Después está el Palu de les Arts Reina Sofía, del arquitecto Calatrava. El Umbracle es un paseo de 17, 500 metros cuadrados, donde también hay exposiciones y se puede admirar todo el complejo. Por último está el escenario Ágora.

Vía: Ciudad de las Artes y las Ciencias

La Playa Malvarrosa, en Valencia


Una playa que es imposible dejar de nombrar si se habla de Valencia. Claro que esto se debe a que es imposible dejar de visitarla si se está en Valencia. En bici, a pie, en metro o en auto la playa Malvarrosa está a pocos minutos del centro Valenciano, en el barrio del mismo nombre (Malvarrosa) una vez que nos encontramos en este sitio tan popular, nos podemos dedicar a descansar en sus arenas finas y doradas y el mediterráneo. O si somos muy activos entonces podemos encontrar varias actividades y deportes acuáticos de aguas tranquilas. Practicar la natación en este mar es ideal. También se puede andar en bici, correr o pasear en patines.

Podemos estar seguros que en esta zona encontraremos cualquier cosa que nos apetezca hacer. Una buena visita es a la casa museo de Vicente Blasco Ibáñez, era su casa de veraneo, y están expuestas, cosas que tienen que ver con su obra y objetos familiares y personales. Y más tarde después de la visita cultural y los paseos marinos, más los deportes al aire libre, porque no ir a tomar un café, o una cerveza bien fría, y claro, si tenemos hambre no hay que perder la oportunidad de comer una paella.

Vía: Museo de Vicente Blasco Ibáñez

Las calles de Valencia, arte para mirar y comprar


Las calles de Valencia se llenan los escaparates exhibiendo todo, desde arte y hasta artesanías hechas a mano con diseños que están con lo más reciente de la moda. Los aficionados al finísimo trabajo de encaje, la hermosura de la cerámica de Manises; que por cierto si de verdad se es conocedor de estas piezas, también es posible y recomendable visitar el Museo de Cerámica de Manises. Regresando de compras por las calles de la bella ciudad también podemos adquirir increíble ropa, zapatos y accesorios. Esas son sólo algunas de las cosas que se pueden comprar en Valencia.

No importan cuales puedan ser los gustos y los disgustos, porque en Valencia, prácticamente se está obligado a encontrar lo que se busca. Ya que las posibilidades comerciales son muy variadas. Tanto en las tiendas de artesanía, por ejemplo las de la Ciutat Vella, o en las tiendas y los establecimientos más modernos de todo Colón. Los mercadillos callejeros que muchas veces pueden satisfacer la curiosidad y el gusto por la moda vintage, los numerosos centros comerciales, pueden ofrecer al visitante una amplia y variada gama de productos, que sin duda alguna darán una satisfacción al ávido comprador.

Vía: Museo de Cerámica de Manises

La Beneficencia, cultura y diversión para los más chicos

Los niños tiene un lugar muy importante en la ciudad de Valencia, y por esa razón hay diferentes zonas dedicadas exclusivamente a actividades de ocio para los más pequeños, siendo La Beneficencia una delas más conocidas.

El centro cultural fue fundado a mediados del siglo XIX con un estilo singular que combina elementos del estilo renacentista y medieval. Hay dos museos con muchos objetos para ver, siendo el primero uno dedicado íntegramente a la Prehistoria de Valencia.

Allí hay diferentes piezas que han sido estudiadas desde 1927 y se ordenan en múltiples colecciones que van cambiando según la zona o región valenciana que estén estudiando.

Otro increíble museo es el de Etnología, con exhibiciones permanentes que dan cuenta de la historia y la cultura de Valencia a lo largo del tiempo, gozando de una excelente variedad audiovisual en material de exposiciones y formas de llegar al público.

La muestra de la Huerta y Marjal es interactiva y ayuda a comprender la vida rural en Valencia de forma completa. La programación especial para los niños está presente todos los días en La Beneficiencia, con obras de teatro, musicales y charlas amenas para acercar a los más pequeños a la historia regional.

Vía: ayto-valencia

Museo de la Prehistoria en Valencia

De paseo por Valencia no podemos dejar de visitar el famoso Museo de la Prehistoria, ideal para los amantes de la historia y para aquellos que quieran conocer a los primeros habitantes, animales y humanos, de la región.

Está emplazado en la antigua Casa de la Beneficencia desde 1982 y también se refieren a él con este nombre. En su interior funciona el Servicio de Investigación Prehistórica, formado por profesionales de la historia, arqueología y otras ciencias llamadas a determinar la edad y otros aspectos de distintos huesos, objetos y elementos encontrados en excavaciones a lo largo de la región.

En la planta baja se llevan a cabo exposiciones temporales de objetos y esqueletos determinados, mientras que en la zona superior encontramos diecinueve salas dedicadas íntegramente a la historia de la región valenciana, desde las épocas prehistóricas hasta las romanas y contemporáneas.

Entre las obras más importantes que podemos observar, y llevará tiempo hacerlo completo, cabe citar el ‘Apolo de Pinedo‘ una estatua de bronce encontrada en 1963 en la playa de Pinedo, copia de la estatua imperial Apolo Delphinios.

También hay una pequeña figura de hierro llamada Guerrer de Moixent que representa a un guerrero íbero montando a caballo y con un casco adornado con un penacho. Formaba parte de un ajuar de la localidad de Bastida de les Alcusses en Moixent.

La entrada es gratuita y se trata de uno de los museos más importantes de Valencia, un verdadero lujo para los amantes del arte y la historia.

Vía: museoprehistoria