La tradición de las Fallas de Valencia

fallas

El origen de las tradicionales Fallas de Valencia tiene diferentes historias. Una versión muy popular y extendida en la ciudad es que debemos estos festejos al antiguo gremio de los carpinteros. Ellos quemaban todo lo que no servía en el día de la víspera de San José, su patrono.

Estas enormes hogueras se realizaban con todos los objetos que sobraban en los talleres de los carpinteros, desde muebles rotos y sin arreglo hasta restos de madera que no servía. Los documentos históricos del gremio de carpinteros no hacen mención de las fallas, pero sí de los festejos por el día de San José, por eso esta versión no es aceptada por toda la comunidad.

Otras fuentes prefieren relacionar las Fallas de Valencia con celebraciones aún más antiguas, relacionadas con los conceptos paganos del culto al fuego. Desde la Edad Media se realizaban distintos rituales de purificación mediante los poderes del fuego y las fallas serían una evolución pensada originalmente como un anuncio de la llegada de la primavera.

¿Cuando fue la primera Falla Valenciana?

Los primeros documentos que hablan sobre estas fiestas datan del siglo XVIII. Ya en 1740 se hacían diferentes hogueras donde además los ciudadanos aprovechaban para hacer burlas y sátiras sobre la vida en el barrio.

Vía: FallasValencia

Paseando por Valencia en las Fallas

Desde el 1° de marzo y hasta el 19 del mismo mes Valencia está de fiesta. Valencia está en Fallas. Todos los valencianos y los visitantes de esta hermosa ciudad se reúnen en la Plaza del Ayuntamiento a escuchar los estruendos de la mascletá y oler el rastro claro que deja la pólvora después de haber encendido la traca. En otras palabras una suerte de explosiones, estruendos, cada vez mayores con ritmos continuados por la línea de la mecha que une a varios petardos que son encendidos diariamente a las 14 horas.

Después de tan álgido espectáculo, tenemos tiempo para sentarse en alguna tradicional terraza valenciana y disfrutar de una cerveza acompañada de tapas. Pero no debemos permitir que el tiempo se nos escape en la comodidad de una terraza. Porque todavía no terminamos el recorrido.

Las calles de Valencia se inundan de Monumentos Falleros. Enormes monumentos hechos en su gran mayoría de madera y de cartón, que llegan a tener altura de hasta 30 metros. Todos con letreros explicativos sobre lo que tratan. Normalmente son sátiras sociales y políticas. Todos estos monumentos tienen el final protagónico de su participación el día 19 de marzo con la crema. Un espectáculo imperdible.

Vía: Fallas